La impresión 3D, también conocida como manufactura aditiva, es un proceso de fabricación por medio del cual se crean y superponen sucesivas y delgadas capas de material para obtener el objeto deseado en tres dimensiones, su mayor uso recae en el prototipado y fabricación rápidas, ya que su mayor virtud es la posibilidad de pasar de un modelo digital a modelo físico directamente, sin ningún proceso intermedio

Las impresoras 3D no son una nueva tecnología, en 1986 Chuck Hall fue quien creo la primera máquina de este tipo, él tuvo la idea de endurecer pintura en sucesivas capas utilizando rayos ultravioleta (UV), con este método, fue capaz de crear objetos completos en tres dimensiones endureciendo finas capas con una geometría definida y de manera que quedara cada una encima de la otra, este proceso lo llamó estereolitografía (SLA), asimismo inventó el tipo de archivo que leen las impresoras 3D, STL (que proviene del mismo nombre eSTereoLitografía), y fue también el fundador de una de las actuales compañías líderes en esta tecnología, 3D Systems.

Hasta hace pocos años, las impresoras 3D eran unas máquinas de dimensiones industriales y costos extremadamente elevados (podían rebasar los $100.000), debido a esto, muy pocas empresas podían tener acceso a ellas y gozar de sus beneficios. Hoy en día, existen impresoras 3D de oficina y que pueden costar hasta menos de $1.200 o inclusive mucho menos si la fabricas tú mismo, pues existen varios diseños de estas máquinas que se pusieron a disposición del público de manera gratuita, (open-source hardware). Este drástico cambio en tamaño y costo lo hizo posible Makerbot, una pequeña firma de Brooklyn, Estados Unidos, que en el 2009 sacó al mercado la primera impresora 3d del tamaño de un microondas y a un precio asequible para las pequeñas empresas y personas naturales, se llamó “Cupcake CNC”. Desde entonces, muchas otras firmas comenzaron a invertir en esta tecnología y el crecimiento de la industria ha sido exponencial, nuevos procesos, materiales y aplicaciones surgen cada día alrededor de todo el mundo.

La impresión 3D es universalmente accesible: su bajo costo permite a empresas pequeñas e individuos disponer de impresoras 3D en sus áreas de trabajo o casas para dar solución a sus problemas, desarrollar productos o inclusive a los aficionados y emprendedores trabajar en sus proyectos personales.

La manufactura aditiva está trayendo consigo una nueva revolución industrial, está transformando la manera en cómo se fabrican las cosas, nuevos materiales y aplicaciones que antes no se habían pensado se han hecho posible, está abriendo nuevos campos de investigación, está cambiando los modelos de negocio convencionales, y finalmente, está haciendo posible fabricar formas y geometrías que antes eran imposibles de crear, más orgánicas y semejantes al crecimiento de la naturaleza, en equipo con la tendencia emergente llamada diseño generativo, el abanico de posibilidades es ilimitado.

Augusto Perez

Instructor Autodesk en Formación

Subcribirse al Boletín

Lanzamientos, entrenamientos, y ¡ ofertas!

Ingreso

Quienes en línea

Hay 76 invitados y ningún miembro en línea